martes, 1 de abril de 2014

Creando en familia... Guante sensorial

¡Qué fácil es tener a los peques contentos! Con los que hoy os propongo, en nuestro caso hemos disfrutado todos los de la familia y es que una sesión extra de mimos nunca sobra, sea en el formato que sea.

Os cuento es muy sencillo y por lo poco que cuesta tanto económicamente, como de tiempo y esfuerzo, para tener un gran resultado merece la pena. Nosotros lo hemos pasado en grande y le hemos encontrado varios usos.

Se trata de coger un guante de algodón blanco, se pueden comprar en cualquier mercería. También necesitamos varias cintas, yo las he elejido de raso y todas de diferentes colores de unos 40 cm cada una aproximadamente. Estas cintas también las podemos comprar en la misma mercería donde hemos comprado el guante.

porteocosmética natural



Perfecto, ahora... ¡manos a la obra! Además del guante solo necesitamos algo de hilo y aguja.

Se trata de coser en el extremo de cada dedo del guante una de las cintas doblada por la mitad. Repetiremos esta operación con cada uno de los dedos. 

Voilà, ya tenemos nuestro guante sensorial!! 

bolsa para carro

Seguro que prnto aparecen voluntarios para que esas suaven tiras se pasen apenas rozando la piel mientras esta se nos eriza de gustito, jejejeje a mis peques les encanta y lo mejor de todo es que a ellos también les hace gracia ponerse el guante y pasarlo por mi espalda, mi tripa, mis brazos.

manduca

Al más pequeñajo de todos le encanta ver como las tiras se le escurren entre sus pequeñas manitas y con los mayores aprovechamos los colores para repasarlos en inglés.

Ya veis que tiene varios usos, a cuál mejor!! ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada