lunes, 12 de mayo de 2014

Cama grande, ande o no ande

Hace años, cuando aún no teníamos hijos, mi chico y yo estábamos comprando los muebles para la habitación y me dice:
- Sí, esta cama. De 1,50 m.
- ¿¡De 1,50!? ¿Para qué? 
- Paga dormir más anchos.
- Pero si con una cama de 1,35 es suficiente, que sino luego la habitación queda apretujada.
- Bueno, como quieras...

colecho



Finalmente compramos la cama de 1,35 como yo quería (¡maldita la hora!), y ahora nos estamos acordando de esos centímetros de diferencia todas las mañanas cuando Javier aparece por nuestra cama y estamos todos como sardinas en lata. Aunque según Javier lo que realmente pasa es que "la cama es muy grande, pero no hay sitio porque está papá". ¡Menos mal que nosotros ya hemos encontrado el problema! Jajajaja.




No hay comentarios:

Publicar un comentario