lunes, 8 de septiembre de 2014

Meceditas

Este año Javier empieza el cole, ya no le queda nada. No os podéis ni imaginar (bueno, los que hayáis pasado por esto sí), lo angustiosa que fue la semana de ver coles. Todos los días tocaba visitar al menos uno y así toda la semana... Fue agotador. Por suerte, tras las visitas teníamos claro cual nos gustaba, y hemos entrado sin problema. Ahora toca conocer a la profe que le tocará, porque además al final, todo depende quien le toque...

www.menudatribublog.blogspot.com

Aún recuerdo cuando yo tenía 6 años y a mi profe de infantil... Y la historia tan bonita que me pasó las Navidades pasadas.


Mi profe, Merceditas, era una mujer ya entrada en años pero con una ilusión y vocación enorme, una profesora que nos trataba con amor y respeto, y que nos decía "fermer la porte" cuando entrábamos a clase. Vivía cerca de mi casa, y cuando nos la encontrábamos andando camino al colegio, mi padre siempre paraba el coche para recogerla e íbamos juntos. 

Terminé el periodo de infantil y unos años más tarde ella se jubiló, así que nos veíamos de vez en cuando por el barrio, aunque cada vez menos ya que ella pasaba casi todo el tiempo en Almería, su ciudad natal. Pasaron los años (muchos años) y me mudé por trabajo a Zaragoza, así que nuestros encuentros pasaron de ser esporádicos a practicamente inexistentes. Pero su recuerdo seguía ahí.

Poco antes de Navidades, me dijo mi padre que se la encontró y estuvieron poniéndose al día. Él le contó que yo era mamá de dos niños y ella se emocionó. Y más me emocioné yo al ver que seguía acordándose de mi, que ya han pasado 25 años desde infantil y tuvo cientos de alumnos!!!

Unos días después, apareció en la puerta de casa de mi padre con un paquete y una carta para mí. Como no sabía dónde vivía exactamente (sólo la calle), se fue portal a portal, puerta a puerta preguntando por mi padre por todo el vecindario hasta dar con él. Todo ello porque se había emocionado tanto al saber de mi maternidad que quiso hacerme llegar unos regalos para mis hijos.

Por supuesto que Merceditas siempre ha sido una persona especial para mí, pero estaréis de acuerdo en que alguien que hace todo esto por una ex alumna después de 25 años es realmente alguien excepcional.

La carta, sin remite ni contacto, está guardada con todo el amor del mundo, esperando a ir a Madrid y poder encontrarme con ella. Quizá sea todo demasiada lotería.... Encontrarme con ella y poder decirle lo emocionante que fue escuchar a mi padre contándome esta historia, leer su carta, saber que sigue siendo tan especial como siempre.

Así que ahora que mi hijo empieza esta etapa me acuerdo mucho de ella y espero que también él tenga una "Merceditas" en su nuevo cole.

No hay comentarios:

Publicar un comentario