jueves, 26 de marzo de 2015

Un dinosaurio como mascota

Que levante la mano quienes hayan soñado alguna vez con tener un huevo de dinosaurio. O mejor aun, quien no ha soñado alguna vez con ver cómo sale un dinosaurio de su huevo. Pues eso es lo último que hemos vivido en casa: el nacimiento de nuestro dino.

Nada más saber de su existencia, me hice con uno en Amazon, e imagino que hay en más sitios pero yo no encontré. Cuando lo tuvimos en nuestras manos, le expliqué a los niños qué era y cómo nacían los dinosaurios cuando aún existían. "Como los pollitos mamá" XD



Seguimos las instrucciones: meter el huevo en agua y esperar 48 horas a que rompa y salga. Sólo decir, que lo de dos días se queda corto, muy corto. En realidad fueron 4 días lo que al bichejo le costó salir del todo, así que mi consejo es que, por si acaso, no le digáis a los niños que tarda sólo dos días. Os ahorrareis añadir más nervios de los habituales cuando pasen esos dos días y siga sin salir. ¡Qué nacimiento más largo!


De todas formas durante esos días, podíamos ir viendo cómo resquebrajaba el huevo sacando primero el hocico, después la cabecita... ¡¡Hasta haber salido completamente!! Estaban tan contentos que decidieron ponerle nombre a nuestro bebé dinosaurio... Os presento a Cristina! XD XD XD


La ilusión al ver sus caras y de haber aprendido cómo son y cómo nacen los dinosaurios, sólo podía complementarse con ¡¡Una visita a Dinópolis!! Este parque temático se encuentra en Teruel, pero si venís de lejos, no dudéis en alojaros en la zona y visitar Teruel y los alrededores que merece la pena. 

Dinópolis

Nosotros iremos este fin de semana para completar nuestra temática Dinosaurios, y a la vuelta, os contaré la experiencia. Si vuestros hijos están pasando por esta etapa es una buena oportunidad para haceros con el huevo de dinosaurio y organizar una pequeña escapada :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario