viernes, 18 de septiembre de 2015

Juegos para potenciar la motricidad gruesa

En ESTE POST os contaba actividades para apoyar el desarrollo de la motricidad fina y ahora le toca el turno a la motricidad gruesa.

Cualquiera de estas breves ideas se debe realizar aunque no exista ningún problema psicomotor, de hecho, sólo por pasarlo bien y disfrutar merece la pena ponerlas en práctica. Y aunque son cosas de lo más corrientes, nunca está de más tenerlas apuntaditas en un listado para echar mano esas tardes aburridas que no sabemos qué hacer o en cuando la lluvia no nos permite ir al parque a correr.

Bailar
Se puede bailar libremente, dejando nuestro a nuestro cuerpo seguir el ritmo sin límites, o también hacer juegos en los que cuando pare la música debemos quedarnos como estatuas. Así también ayudaremos a la capacidad de atención. Otra modalidad es el juego de las sillas, en el que bailamos mientras la música suene y cuando se pare buscamos una silla en la que sentarnos.


Juegos de equilibrio
Andar sobre una cuerda en el suelo, saltar a la pata coja o saltar desde un pequeño taburete con los pies juntos... Tienes un montón de posibilidades sin romperte la cabeza para hacer en casa.



Rayuela en el suelo
Con el buen tiempo puede hacerse en la calle, pero incluso con mal tiempo se puede improvisar en casa una rayuela con washitape y un pasillo despejado. Aquí os dejo una a medio hacer (le faltaban los números) de hace un montón de tiempo, un día esos de lluvia que nos subíamos por las paredes.


Pista de obstáculos
No hace falta irse muy lejos para montar una nosotros mismos en casa con lo que tenemos al alcance. Pasar por dejado de una mesa, subirse y bajar de un taburete, reptar por el suelo pasando por debajo de una cuerda o atravesar reptando una caja de cartón son algunas ideas fáciles que podemos improvisar. Aquí tienes el post que le dedicamos a la última que hicimos en casa.


Encestar y lanzar
Las pelotas dan mucho juego y con ellas se puede jugar a encestarlas en una canasta o en una papelera, a lanzarlas para que caiga en una determinada ubicación como en una diana en el suelo, o a derribar otro objeto como en los bolos (unos bolos improvisados pueden ser botellas de agua vacías o rellenas con un poco de arena según queramos que sea más complicado derribarlas). El hecho de ir cambiando de pelotas según el juego también nos ayuda a controlar la diferencia de tamaño y peso de cada una para afinar mejor en la fuerza que debemos emplear según qué tipo de pelota sea.


Jugar con globos
Podéis hacer cualquier cosa que se os ocurra, a nosotros nos encanta hinchar varios y lanzarnos intentando que ninguno toque el suelo.


Laberinto con hilos
En este post podéis ver más detenidamente el que hice, pero desde luego que es rápido y sólo necesitamos un hilo de lana. Al principio pensaba que no tendría sitios donde ir sujetándolos en el pasillo, pero te pones a mirar y cualquier pomo, colgador de cuadro, marco de puerta, son perfectos para comenzar, y luego ya puedes ir dándole más complejidad si quieres cruzándolos y tensando los hilos entre sí. El resultado: una mañana entretenidísima con sólo un hilo.



Pero si hace buen tiempo no te olvides de ir al parque, subir a los árboles, correr por la calle, calzarte los patines o hacer carreras con la bici.

Y después de este listado te toca a tí, ¿qué juegos tienes siempre a manos para hacer en casa que les encantan?

1 comentario:

  1. Todo lo que se trate de movimiento prefiero que sea en la calle. Me encanta la idea del laberinto de hilos, pero me veo incapaz de hacerlo en casa. Yo los tengo en bastantes ocasiones con el pincel y la pintura, y evito que me pinten más las paredes. Ellos se divierten con tubos grandes de cartón de 1 metro de largo, lo ponen entre dos sillas y pasan por debajo bailando al estilo sambero....

    ResponderEliminar