jueves, 20 de octubre de 2016

Creando con Foam Clay o Pearl clay

Esta entrada la tengo pendiente desde hace tanto que me da miedo, pero me parece tan chula e interesante que hay que darlo a conocer (si es que hay alguien que aun no sepa lo que es). Pero lo mejor de todo sabes que es... ¡¡que no mancha!! Y eso que a mi no me importa guarrear, pero de vez en cuando tener algo un poco más fácil de limpiar y recoger ayuda bastante.

En fin, al grano. Lo que os traigo hoy es una pasta de modelar tipo plastilina pero hecha a base de bolitas minúsculas que podéis encontrar en tiendas especializadas como Tiger, Amazón, etc... bajo el nombre de foam clay o pearl clay.


¿En qué consiste? es como la plastilina de toda la vida pero en minúsculas bolitas o perlas que le proporcionan un tacto único, diferente y con atractivos colores. Y lo mejor de todo (al menos para los padres) ni mancha ni se va deshaciendo en minúsculos trocitos imposibles de recoger. 



Os confesaré, que cuando lo vi por primera vez tuve mis dudas, de hecho hasta la tercera vez que lo vi creo que no me lancé a comprarlo ¡y fue un error esperar tanto! Os lo recomiendo a todos los que tengáis niños que les guste la arcilla, plastilina, etc...

¿Cómo funciona? Es parecida a la plastilina pero con una textura especial y además los colores son tan intensos que nosotros no los mezclamos aunque se puede claro. Pero es que nos parecen fascinantes así y dan muchísimo juego, que no nos liamos más.

Por unos 6€ hemos tenido días y días de esta actividad haciendo estanques, patos, "comiditas", loros, gusanos, caracoles... ¿A qué esperas? Nosotros sin duda... ¡hemos repetido! Y para que veas nuestras creaciones te dejo unas fotos:





¿¡A qué mola!? Pues no tardes que es la actividad perfecta: ni mancha, ni pringa, ni necesitas pegamento ni nada raro. Sólo disfrutad!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada